PRESENTACIÓN

Bienvenido a mi Sitio “Supervivencia en Acción”:

Activo el Sitio Web de Supervivencia en Acción, el “Blog de Gallo”, tanto como la continuidad, por otros medios, de mi Escuela de Supervivencia ACCIONXXI, como un lugar donde expresar mi opinión sobre lo que considere oportuno ejerciendo mi libertad de expresión.

Tras dar de baja mi Escuela, muchos de mis alumnos me transmitieron su pesar por el cierre de ACCIONXXI, a la par que me sugerían hacer algo para continuar divulgando mis conocimientos. Tienen razón. Cuando te dedicas por entero a algo durante tanto tiempo, adquieres un bagaje de conocimientos y experiencias, que es una lástima que se pierdan. Algunos de esos conocimientos, han quedado plasmados en los Manuales que ya he empezado a editar. Otros están a la espera. Mirando atrás, he dedicado y sigo dedicando mucho tiempo al estudio de los procedimientos aplicables en las distintas situaciones de supervivencia.

He tardado mucho tiempo; pero es que me falta tiempo para desarrollar todos mis proyectos.

Creo que, un jefe o un instructor, además de ser un líder, debe poseer los conocimientos técnicos apropiados para ejercer su acción, las capacidades necesarias para desarrollarlos y marchar al frente, es decir demostrar primero y hacer ejecutar después, arrastrar, que no empujar.

La realidad de la vida es que llega un momento en el que se hace difícil mantener esa norma. Entonces, ha llegado el momento de cambiar de tercio.

Aunque, entonces, ciertamente, no había llegado ese momento, mi pase a la situación de retirado, jubilado en la vida civil, condicionó su existencia y forzó su cierre.

Como autónomo, venía pagando mis impuestos, incluida la Seguridad Social; algo que, de entre todos los pagos, el impuesto revolucionario del 21% de mi trabajo (en la Edad Media solo era un diezmo = 10%) o los seguros de responsabilidad civil y de accidentes, siempre me llamó la atención. Como militar en la reserva, también pagaba el ISFAS (Instituto Social de las Fuerzas Armadas), el equivalente a la Seguridad Social, pensaba si, en caso de enfermar o tener un accidente, me llevarían al hospital en dos ambulancias o si, al jubilarme-retirarme, cobraría dos pensiones. Pero no: seguir como autónomo implicaba perder el 50% de mi pensión de jubilación. Y los autónomos lo saben bien: pagar hay que pagar siempre, tengas o no tengas ingresos.

Elegí para los adiestramientos de mi Escuela una línea realista, un entrenamiento duro, en algunos cursos muy duro, que permitiera a los alumnos adquirir las capacidades necesarias para, llegado el caso, sobrevivir en el amiente para el que se habían adiestrado. Para eso me pagaban; no los podía engañar. Pero la dureza no es atractiva y solo unos pocos aceptaron el reto; así que no me hice rico.

No tengo ningún tipo de ideología política, ni creo en ella. Que nos sigamos moviendo en base a ideologías, me parece tan anacrónico como vivir en un régimen feudal. De hecho, los Partidos no son sino estructuras feudales. En general, los políticos, sean del color que sean, son una pesada lacra social.

Me encantó ser Teniente y Capitán, porque implicaba el contacto directo con los hombres y me encantó adiestrar a los civiles, mujeres y hombres que acudían a mis cursos, por lo mismo. Personas de todas las Regiones de España, incluso algunos extranjeros. De todas las condiciones sociales, desde los adinerados, hasta aquellos que realizaban un gran esfuerzo para costearse el adiestramiento y un gran abanico de profesiones, ingenieros y mecánicos, arquitectos y albañiles, médicos y enfermeros, farmacéuticos, veterinarios,  policías, guardias civiles e incluso algún militar, artesanos, artistas, agricultores, … Todos con sus diversas motivaciones. Y la gran mayoría, gente buena; algunos excepcionales. Una gran experiencia y una grandísima suerte. Muy pocos pueden decir que conocen a tanta y tan variada gente como yo. 

Por otro lado, a lo largo de la vida, me he visto envuelto en muchas “curiosas” escenas. Unas debidas a mi carácter impulsivo y a que nunca he estado dispuesto a pasar por ningún aro, ni soportar la menor injusticia y otras a mi gran carajera. Quiero transmitirlas como “lecciones del aprendizaje de la vida”. Y por supuesto, quiero exponer mi opinión sobre los acontecimientos, la situación que envuelve nuestra vida.

Por último, tengo que añadir que, mantener el Sitio Web, implica un coste y una dedicación. Se que con estas actividades se puede llegar a ganar dinero mediante la publicidad; pero todavía no se bien como. Así, en tanto no logre mantener el Sitio a expensas de ella, si es que lo logro, los artículos técnicos que escriba y así considere, tendrán un pequeño coste, como ayuda al mantenimiento y trabajo del Sitio.

En algunos artículos, ustedes podrán intervenir con sus inquietudes o comentarios. Sin lugar a duda, el intercambio es enriquecedor. Afirmo que, una parte importante de mis conocimientos, se deben a esa interacción con mis alumnos. Sus ideas, sus dudas, inquietudes o conocimientos, me llevaron a buscar soluciones o adquirir aquellos conocimientos desconocidos. Y me hicieron más “sabio”. Pero no puedo convertir el Sitio en el Consultorio de la Señorita Francis; no tengo tiempo. Así que no siempre será posible.

A mis 71 años, todavía estoy yendo. Y me encanta seguir caminando hacia adelante. Lo de vuelta, lo dejo para mi próxima vida.

La suerte protege a los audaces.

“Gallo”

error: Content is protected !!