CUCHILLO DE SUPERVIVENCIA Y COMBATE «ASALTO»

ANTECEDENTES:

Forjado por la Fábrica Nacional de Armas de Toledo, el viejo cuchillo montañero del 45, me había sido entregado de dotación en el Curso de Esquí y Escalada 1.977-1.978 de la Escuela Militar de Montaña. El 01 de Mayo del 78, como consecuencia de una  fractura de peroné, lesión no recuperable en un plazo inferior a los 15 días que marcaban sus normas, cause baja. Al despedirme, tuve que entregar el equipo; pero el FN-45 me encantaba, más teniendo en cuenta que, en aquella época, no proliferaban como ahora los mil diferentes cuchillos de caza, supervivencia o combate; para empezar, solo cuatro gatos habían oído hablar de “supervivencia·. Así que, alegué haberlo perdido, lo pagué, pero me quedé con él. Durante el Curso de Esquí y Escalada, el FN-45 “viajaba” en el fondo de la mochila; apenas le dábamos uso. Pero en el verano del 78, mi vida montañera cambió por la legionaria, uno de mis sueños hecho realidad. Destinado a la IV Bandera del 2º Tercio de la Legión, se me encomendó el mando de la SOE (Sección de Operaciones Especiales). Entonces, como ahora, el morito, entonces Hasán II, tras el éxito sobre el Sahara, pretendía anexionarse las Plazas de Ceuta y Melilla. Su estrategia inicial fue la misma empleada en el Sahara: la infiltración, la subversión y el terrorismo y enfrentarse a ellas, entre otras, fue la misión de las SOE,s. Y ahí fue cuando, ceñí por primera vez el cuchillo guerrillero.

Como ya he dicho, el FN-45 es un viejo cuchillo montañero, pero a partir del 57, año de fundación del Curso de Guerrilleros y posteriormente en las Compañías de Operaciones Especiales, fue adoptado como arma y herramienta.

36 años después, cuando salió el cuchillo ASALTO, podía decir que, salvo pequeños intervalos en los que ceñí otros, a modo de prueba, me había acompañado sin interrupción; tanto durante mi Servicio Activo, como posteriormente al frente de mi Escuela de Supervivencia.

El cuchillo ASALTO está basada en la idea de disponer de un arma/herramienta de combate y supervivencia; es decir multifunción. Contundente y eficaz, como arma y como herramienta.

Durante ese largo periodo de uso, que podríamos decir casi continuado, diario (no de fin de semana), sus virtudes y sus defectos o carencias, fueron forjando en mi mente las líneas y capacidades de lo que debería ser un cuchillo de supervivencia y combate. El resultado, basado en mi larga experiencia, es el que he diseñado y presento, el cuchillo «ASALTO».

Le he dado ese nombre pensando en el asalto, acción resolutiva de la Infantería, fiel reflejo del Espíritu del Legionario.

FUNDAMENTO:

Para concebirlo, tuve en cuenta los siguientes criterios:

  • Que el valor de un cuchillo reside en la destreza del usuario para manejarlo.
  • El perfeccionamiento de las capacidades de mi viejo cuchillo FN-45.
  • Mi experiencia en el adiestramiento para el combate cuerpo a cuerpo: Adquirida en el entrenamiento al mando de la SOE de la Legión, el trabajo como Capitán profesor de Combate del Curso de Operaciones Especiales de la EMM y OEs y como practicante de distintas Artes Marciales.
  • Mi experiencia en Supervivencia: Llevo más de 25 años dedicado plenamente a ella.
  • Transmitir el proyecto a un fabricante capaz: Elegí y aceptó el proyecto CUDEMAN; cuchillería con gran experiencia de prestigio internacional.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS:

  • Titular del registro: Manuel Balaguer Bernardos
  • Oficina del Registro Industrial:
  • Registro D 0514357 – 01 (8)
  • Diseñador: Manuel Balaguer Bernardos.
  • Fabricante: CUDEMAN, S.A.
  • Constitución: Está conformado por una pieza entera de acero Böhler N-695
  • Longitud total del cuchillo: 265 mm.
  • Longitud de la hoja: 135 mm.
  • Anchura máxima de la hoja en hacheta: 45 mm
  • Espesor: 5,3 mm.
  • Peso aprox.: 390 gr.
  • Cachas empuñadura: Micarta.
  • Funda: Kidex con accesorio de ajuste multidireccional y suelta rápida.
Cuchillo ASALTO de Supervivencia y Combate CUDEMAN

EL DISEÑADOR: Ver página “Gallo”.

EL FABRICANTE:

CUDEMAN S.A., se encuentra ubicada en España, en la ciudad de Albacete (Comunidad de Castilla-La Mancha), capital de la provincia homónima, cuya tradición cuchillera se remonta al siglo XV.

Como consecuencia de la experiencia que se venía adquiriendo desde 1.977, en 1.988 se funda CUDEMAN. Durante sus más de 25 años de experiencia, la combinación de profesionalidad, diseño y tecnología, empleando siempre materiales de primerísima calidad, nos ha situado a la cabeza del Sector, nacional e internacional, permitiéndonos llegar a ser hoy proveedores de clientes en más de 40 países.

El modelo ASALTO, que aquí presentamos, como todos nuestros productos, es el resultado de un gran trabajo conjunto diseñador-fabricante, una tecnología punta, empleando corte láser y una materia prima de la más alta calidad, cuya producción es controlada de primera mano a lo largo de todo el proceso.

Cesar Sánchez

Director Gerente

DESCRIPCIÓN DEL CUCHILLO «ASALTO»:

Entra dentro de lo posible que, cualquier soldado o cualquier civil que se aventure en el medio natural para llevar a cabo una actividad lúdica o profesional, pueda verse envuelto en una situación en la que necesite de un arma blanca o una herramienta cortante. Pero ni unos ni otros podemos andar cargados con un kit completo de herramientas específicas para cortar, segar, talar, degollar, desollar, punzar, golpear, … Necesitamos un híbrido, un multifunción, capaz de cumplir eficazmente como arma y como herramienta. Evidentemente, un híbrido, nunca será un pura sangre. Así que, si usted lo que busca, por ejemplo, es un cuchillo para desollar, tendrá que buscar por otra parte. Y si busca una pieza bonita para colgarla en su pared, lucirla en sus paseos domingueros por el campo, probablemente, también. Y por supuesto: para gustos están los colores.

Así, como consecuencia de mi experiencia, considero que, el cuchillo de supervivencia y combate, además de ser muy manejable y de extracción o empuñamiento inmediato, debe poseer unas capacidades fundamentales: penetrar, cortar, talar y excavar. Y esas funciones deben estar claramente definidas.

Conseguir una buena capacidad de penetración es lo más complicado; ya que en el acto intervienen un conjunto de factores, tanto del cuchillo, forma, masa, como del blanco, o del que lo empuña, impulsión, técnica, decisión, dirección. Muy específicas en función del punto de impacto, la protección, el estado anímico, etc.

Para cortar, segar, filetear o degollar, el cuchillo necesita tener un filo tan fino como sea posible y tan largo como se pueda. Además, para segar o degollar, debe presentar una forma afalcatada: las herramientas tradicionales de siega, y los mejores cuchillos, espadas o sables de degüello, tienen su filo curvado, cóncava o convexamente.

Para talar, cortar a golpes, necesitaremos de una parte robusta; un “hacha”, capaz de adquirir la energía cinética suficiente para descargar un golpe eficaz.

Tampoco deberemos ignorar la necesidad de contar con una “pala” para excavar o escarbar en busca de raíces, tubérculos, crear canalillos, agujeros para hornillos, etc.

Obviamente, no puede ser el hacha de un aizcolari, ni la pala de un zapador.

Y tanto para el combate cuerpo a cuerpo, como para las tareas de campo o excarcelar (romper el cristal de un coche accidentado para abandonarlo), no quiero desestimar la importancia de una buena y contundente maza.

El cuchillo:

El cuerpo esta constituido por una pieza de acero enteriza, simétrica respecto al plano axial longitudinal, con un espesor uniforme que desciende hacia los diferentes filos: el de corte de filo fino, ligeramente arqueado cóncavamente, el de hacha con curvatura convexa y filo más ancho y el de flecha conformado por la continuidad del de hacha y el contrafilo del frontal superior.

La parte de hoja se separa de la de empuñadura por unas guardas, diseñadas para proteger la mano del usuario y desviar o retener un arma atacante, llevando la superior un orificio para que, junto al del pomo, se pueda instalar un fiador y otro la inferior para fijar un señuelo; o, en su conjunto, poder enmangarlo para confeccionar una lanza.

Las cachas en «micarta» están conformadas para afianzar el agarre con el dedo índice y llevan unas acanaladuras, continuidad de las del acero, para evitar el deslizamiento.

El pomo es una pieza maciza de acero de bordes redondeados que, con su tamaño y volumen, da al cuchillo un perfecto equilibrio y estabilidad. Con un resalte inferior para afianzar el empuñamiento, limitando en su caso el deslizamiento más allá de él y su parte posterior plana, para poder usarla como martillo. Lleva un orificio para fijar el fiador.

La Funda:

Su fundamento es dotar al cuchillo de una cobertura que facilite su transporte, de protección al usuario y a la vez, permita su rápida extracción en cualquier momento y situación, admitiendo poder fijar el cuchillo en el lugar y posición preferida por el usuario, tanto si es diestro como zurdo.

Para llegar a su diseño, me he basado en la funda que, para mi viejo cuchillo guerrillero realizó y regaló un alumno de mis cursos de supervivencia. Me pareció simple y genial.

Conformada por dos planchas de Kydex (un copolímero-termoplástico), adaptadas al perfil y relieve del cuchillo, aseguran el cuchillo con un sencillo método de clip, aplicado sobre la guarda; lo cual permite una extracción muy rápida, a la par que lo fija a ella con total seguridad sin más accesorios.

El complemento de fijación permite adaptar la funda a cualquier tipo de cinturón o enganche, disponiéndolo en el sentido más apropiado, horizontal, vertical o inclinada, tanto para diestros como para zurdos.

El cuchillo ASALTO de Supervivencia y Combate está disponible con funda y cachas negras o áridas.

POR ÚLTIMO:

La prueba de corte de nuestro tradicional «jamón» español, da fe de la fineza de su filo y como los Guerrilleros tenemos como tradición en nuestras celebraciones, descorchar el champagne con nuestro cuchillo, ninguna de las dos pruebas podía faltar en el cuchillo «ASALTO».

PEDIDO:

Si está interesado en adquirir el cuchillo «ASALTO», puede hacer su reserva dirigiéndose a mí por medio del email que he abierto al efecto:

gallo@accion21es.com

Su coste es de 147 €, más gastos de envío (unos 10 € para España Peninsular)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!