PROTECCIÓN CONTRA LA INTEMPERIE. EL CALOR

Los humanos somos capaces de regular nuestra temperatura corporal, manteniéndola dentro del estrecho margen impuesto por la naturaleza de las reacciones bioquímicas que aseguran el funcionamiento de nuestro organismo, mediante el control interno de la producción del calor; aunque en la ambiental se produzcan grandes variaciones.

Cuando el mecanismo de control de ese calor, por cualquier motivo colapsa, nos enfrentamos a un grave problema que incluso puede llegar a acabar con la vida. En el 2.023 más de 2.000 personas murieron en España a consecuencia del calor, frente a las 1.145 en carreteras.

Veamos cómo afrontar el calor.

TERMOREGULACIÓN A ALTAS TEMPERATURAS.

Para comprender el problema y consecuentemente poder aplicar la solución acertada, es preciso entender como actúa nuestro organismo, ante el calor.

Los humanos pertenecemos al grupo de los seres vivos denominados homeotermos y endotermos. Es decir: somos capaces de regular nuestra temperatura corporal, manteniéndola dentro del estrecho margen impuesto por la naturaleza de las reacciones bioquímicas que aseguran el funcionamiento optimo de nuestro organismo, mediante el control interno de la producción del calor; aunque en la ambiental se produzcan grandes variaciones.

Simplificando:

  • Por un lado, estamos generando calor permanentemente:
    • Su intensidad depende del esfuerzo que estemos desarrollando.
  • Por otro, cuando la temperatura ambiente, la insolación recibida se sitúa por encima de la de nuestro cuerpo, acumulamos calor.
  • La vida se mueve dentro de unos márgenes muy pequeños de temperatura. Si los superamos, colapsa.

Afortunadamente, poseemos un sofisticado sistema termorregulador, cuyo centro coordinador se encuentra en el hipotálamo, región cerebral enmarcada en el diencéfalo, bajo el tálamo, donde se recibe la información de los distintos sensores térmicos repartidos por el organismo, se interpreta la información y en consecuencia, se emiten las instrucciones apropiadas para desencadenar los mecanismos de protección adecuados.

Continuar leyendo «PROTECCIÓN CONTRA LA INTEMPERIE. EL CALOR»

PROTECCIÓN CONTRA LA INTEMPERIE. EL FRIO

EL FRIO

Todos los años tenemos noticias de graves lesiones y muerte de personas expuestas a los efectos del frío o el calor. Su acción o efectos no siempre se evidencian de manera que nos hagan pensar que los procesos de enfriamiento o sobrecalentamiento se han desencadenado. Incluso suele ocurrir que, a pesar de que nuestros mecanismos de defensa se ponen en marcha cuando los parámetros de temperatura se disparan por encima o por debajo de los sostenibles, dándonos la voz de alarma, no le prestamos la debida atención; pudiéndonos conducir a una peligrosa situación, ya que su acción va inhibiendo las capacidades de reacción hasta que, llegado un momento, sin ayuda exterior, es imposible hacerlo.

          Generalmente, tanto el frío como el calor no son elementos que actúan aislados sobre el organismo. Sus consecuencias son el resultado de la interacción con otros como el viento, la humedad, la fatiga, el ayuno o la deshidratación; factores de los que hablaremos en otro artículo.

Continuar leyendo «PROTECCIÓN CONTRA LA INTEMPERIE. EL FRIO»

PROTECCIÓN CONTRA LA INTEMPERIE

Hace ya tiempo, leí el libro Bravo-Two-Zero, escrito por Andy McNab, miembro del Special Air Service británico. El SAS, está considerado como una de las mejores Unidades de Operaciones Especiales del Mundo. En él, se narra la misión durante la Guerra del Golfo, de un Equipo compuesto por ocho hombres comandado por el autor.

En Enero de 1.991, se les encomendó la misión de cortar la línea subterránea de comunicaciones entre Bagdad y el Noroeste de Irak relacionadas con los misiles Scud, así como localizar y destruir sus plataformas de lanzamiento ubicadas en su Zona de Acción. No la cumplieron. Sorprendidos por el enemigo, tres hombres murieron (uno a causa de hipotermia), cuatro fueron capturados y uno logró escapar.

De su lectura y en relación con el tema de este Capítulo, ya que hay unas cuantas más, me sorprende la falta de previsión Increíble en una Unidad de Operaciones Especiales. Y no me refiero única y exclusivamente a la planificación llevada a cabo por el Equipo Operativo, sino al Mando de Operaciones Especiales del que dependían. Entraron en su Zona de Acción mal equipados por no haber analizado en profundidad la meteorología de la zona en esa época. Según narra en la novela el autor, fueron sorprendidos por un tiempo frío de hasta –9 ºC., con vientos de 45 Km./hora; lo que los sitúa en un escenario con sensaciones térmicas de entre -29 y -32 ºC.; y la sorpresa no acaeció un mes después de su infiltración, sino a las 48 horas.
Continuar leyendo «PROTECCIÓN CONTRA LA INTEMPERIE»

NAVEGACIÓN NOCTURNA SIGUIENDO UNA ESTRELLA

LA NAVEGACIÓN NOCTURNA POR PROCEDIMIENTOS DE CIRCUNSTANCIAS.

ASPECTOS GENERALES:

  • Oriéntese: Lo primero que debe de hacer antes de marchar es orientarse. Determine las direcciones de los Puntos Cardinales, por las estrellas, siguiendo alguno de los procedimientos descritos.
  • Una vez orientado, debe establecer la derrota; es decir la dirección y sentido de la marcha.
  • Establezca el o los procedimientos de navegación a seguir:
    • Mantener la derrota por marcha sobre referencia.
    • Mantener la derrota siguiendo una estrella.
  • La formación apropiada para la marcha nocturna es la hilera, manteniendo una distancia máxima tal que permita el enlace visual con el de delante y con el de detrás.
    • En caso de marcha sigilosa, las distancias deben reducirse de manera que las órdenes de marcha puedan darse mediante signos, gestos o actitudes a copiar.
    • Resulta interesante llevar algún trocito de tela blanca o pintar con cal a la espalda para facilitar la identificación.
  • Antes de iniciar el movimiento, adapte su vista a la oscuridad y evite ser deslumbrado durante ella.

MANTENER LA DERROTA POR REFERENCIA A VANGUARDIA:

Cuando las haya, es el procedimiento más adecuado, ya que se trata de un punto fijo. Un punto fijo que, junto a nuestra posición, define una línea recta. Pero tenga presente lo siguiente:

  • El punto de referencia no es el punto a alcanzar. Podrá estar:
    • Antes, y necesitar buscar una nueva referencia para seguir una vez alcanzado.
    • Más allá del punto a alcanzar. En este caso, es probable que, como consecuencia del ir sorteando obstáculos, pequeños o grandes, nos vayamos apartando de la derrota prevista y la línea recta que definen los dos puntos, posicionamiento y referencia, cambie y no nos lleve sobre el objetivo a alcanzar.

Consecuentemente, tenga en cuenta lo siguiente a la hora de aplicar este procedimiento de marcha navegando por medios de circunstancias:

  • Tres puntos alineados definen una única línea recta.
  • Si navega en solitario, busque ese tercer punto en una referencia intermedia:
    • Puede ser muy elemental, tanto más cuanto más cercana a usted se encuentre.
    • Puede estar situada a vanguardia o retaguardia de su posición.
  • Si navega en grupo (a partir de binomio), utilice el procedimiento de jalón móvil, empleando como tal a uno de los miembros del grupo.

Estos procedimientos de navegación quedan explicados en el Manual MNE 02 de Marcha, navegación y estacionamiento en situaciones de supervivencia.

MANTENER LA DERROTA POR REFERENCIA A UNA ESTRELLA:

Cuando no podemos encontrar una referencia fija, no queda otro remedio que seguir una estrella.

Determinada la derrota a seguir:

  • Busque una estrella, lo más brillante posible, que le marque la dirección y sentido a seguir.
  • Identifique la Constelación a que pertenece y la posición que ocupa dentro de ella.
  • Si no identifica ninguna constelación de referencia, invéntese una que la encuadre.

Inicie la marcha siguiendo la alineación que le marca su posición y la estrella:

  • Solo tiene dos puntos: estrella y posición. Consecuentemente, emplee alguno de los procedimientos expuestos para navegar en solitario o en grupo siguiendo una referencia.  

En su navegación tenga en cuenta que, las estrellas, están en constante movimiento; por lo que, con el paso del tiempo, se habrá desplazado de la derrota a seguir y no le servirá como referencia.

  • Si no corrige la variación angular que, el movimiento aparente de las estrellas implica, al cabo de una hora, habrá cometido un error angular de 15º. No alcanzará su objetivo.
  • Este error, en el Hemisferio Norte, tenderá a desviarlo siempre a derechas de la dirección de marcha. En el Hemisferio Sur será al contrario.
  • Busque una nueva estrella a seguir a intervalos de tiempo no superiores a los 10 minutos.
Curso Invernal de Supervivencia. Navegación nocturna

MANTENER LA DERROTA MARCHANDO ESCALONADAMENTE:

Es una variante del procedimiento de marcha por jalón móvil. Sus diferencias fundamentales son, el hecho de no ser necesario marchar visando permanentemente la estrella y no realizarse mediante un movimiento continuo, sino por saltos.

Constituye un procedimiento lento de marcha pero muy seguro.

Para poner en práctica este procedimiento es precisa la acción coordinada de tres miembros del Equipo.

Procedimiento:

  • El navegante «P» se sitúa en posición:
    • El navegante «P» visa el azimut de la derrota.
    • Los navegantes « y «, «Q» detrás de « para materializar la alineación de la derrota, dirigidos sobre ella por las indicaciones del navegante «P», inician el movimiento.
    • Los navegantes «Q» y «R» avanzan hasta el límite de visibilidad o de enlace.
    • Alcanzado ese punto se detienen.
    • El navegante «P» inicia el movimiento en dirección a «Q» y «R» hasta rebasarlos.
    • Rebasados «Q» y «R», siguiendo las indicaciones de «Q», «P» se coloca delante de «R», sobre la alineación de la derrota.
  • El navegante «Q» permanece en su posición:
    • El navegante «Q», aunque no es necesario, comprueba que se mantiene la derrota. De esa manera, se evitará la sucesiva acumulación de errores.
    • Los navegantes «R» y «P», «R» detrás de «P» para materializar la alineación de la derrota, dirigidos sobre ella por las indicaciones del navegante «Q», inician el movimiento.
    • Los navegantes «R» y «P», avanzan hasta el límite de visibilidad o de enlace.
    • Alcanzado ese punto se detienen.
    • El navegante «Q», inicia el movimiento en dirección a los otros dos hasta rebasarlos.
    • Rebasados «R» y «P», siguiendo las indicaciones de «R», «Q» se coloca delante de «P», sobre la alineación de la derrota.
  • El navegante «R» permanece en su posición y repite el procedimiento llevado a cabo por el navegante «Q»:
Procedimiento de marcha Escalonada. Manual MNE03 MARCHA NAVEGACIÓN Y ESTACIONAMIENTO

LA ORIENTACIÓN POR LAS ESTRELLAS (III)

ORIENTACION NOCTURNA DE CIRCUNSTANCIAS

ORIENTARSE POR EL MOVIMIENTO DE LAS ESTRELLAS.

Nunca antes había leído sobre, ni oído hablar de esto que voy a exponer. Ni durante los distintos adiestramientos militares a que me había sometido, desde las Academias, General o de Infantería, a los Cursos de Montaña u Operaciones Especiales, ni en ningún tratado o manual sobre orientación nocturna.

Me remonto a 1.995 o 96; una época en que, a nivel popular, empezaba a introducirse Internet; absolutamente nada que ver con lo que es ahora. Estaba controlando el paso de los alumnos de un Curso de Orientación y Navegación Nocturna de mi Escuela de Supervivencia en un punto del recorrido. Durante el largo tiempo allí parado, esperando la sucesiva llegada de los binomios, me percaté de que, las estrellas, en su movimiento aparente alrededor de la Tierra, describían un arco muy tendido; casi una línea recta. El hecho me hizo pensar:

Como ya sabemos, normalmente, para localizar la Polar, lo hacemos por la referencia de las constelaciones de la Osa Mayor y Casiopea, ya que sus estrellas son más visibles que las de la Osa Menor. Para ello, en función del momento nocturno,  debemos buscar dichas constelaciones en un lado u otro de la bóveda celeste; ya que, van rotando en el sentido Este-Sur-Oeste en torno a la Estrella Polar.

Alguna vez, aunque no soy muy bueno como fotógrafo, empleando mi cojo-equipo de la Olympus OM-2 reflex con carrete de película, ya que por aquel entonces no se tenía ni la más remota idea de que pudieran llegar a existir cámaras digitales, colocando la cámara en su trípode y mediante una exposición de 15 minutos y baja obturación, había captado el aspecto circular de las estrellas en torno a la Polar, pero no se me había pasado por la cabeza fotografiar otra dirección de la Rosa de los Vientos.

¿Por qué observaba el desplazamiento de las estrellas en un movimiento tan tendido?.

La conclusión llegó al poco tiempo: estaba mirando el cielo en la dirección del Sur.

Me coloqué mirando hacia el Este y permanecí un largo rato observando la bóveda celeste en esa dirección: Las estrellas salían por el horizonte e iban remontando prácticamente en vertical. Me volví hacia el Oeste. Aunque ya intuía lo que iba a observar, volví a permanecer un buen rato observando el firmamento: ahora, las estrellas bajaban prácticamente describiendo una trayectoria vertical hasta ocultarse tras el horizonte.

La cámara se dispuso sobre un trípode, manteniéndose en exposición durante 15 minutos.
 
En el negativo quedo impresionado el tránsito de las estrellas en ese tiempo; tránsito que queda reflejado en la fotografía por unos trazos claros, cuyo conjunto describe unos arcos muy tendidos, con vértice elevado prácticamente sobre la vertical del Crucero. Por lo que podemos afirmar que estamos visualizando el firmamento en dirección Sur.
 
Este fue el punto mencionado en mi relato, al que volví para hacer la foto.

Conclusión:

Observando como trazan su desplazamiento aparente las estrellas, a lo largo de un periodo, en la bóveda celeste, podremos determinar la dirección de la Rosa de los vientos en la que estamos efectuando la observación.

Procedimiento general:

  Debido a las condiciones atmosféricas, no siempre es posible encontrar un cielo limpio que nos permita localizar las estrellas de las que, habitualmente, nos valemos para orientarnos; normalmente la Estrella Polar. Cuando esto ocurra, siempre y cuando podamos observar una determinada estrella sin perderla durante un cierto tiempo, podremos determinar con bastante aproximación, la dirección de los puntos cardinales y sus cuadrantales. Para ello:

  • Localice sobre la bóveda celeste una zona despejada de nubes y situada preferentemente, a media altura, entre su zenit y su horizonte.
  • Identifique una estrella. Intente que sea lo más brillante y destacada posible, para que su seguimiento sea más fácil.
  • Establezca un plano de mira que contenga a la estrella. Puede emplear:
  • Un punto del horizonte.
    • Un par de palos que definan una línea de mira.
    • Una hoja de papel horquillada en un palo.
    • Mantenga la observación unos 15 minutos.
  • Siga las normas que se establecen a continuación:

EN EL HEMISFERIO BOREAL:

  • Si observa que, mientras que la o las estrellas situadas a su derecha, ascienden describiendo un arco hacia la izquierda, las situadas a su izquierda, descienden describiendo un arco hacia la derecha, estará orientado mirando al Norte.
    • Las estrellas situadas en la parte superior de la mira la cruzan de derecha a izquierda mientras que las situadas en la parte inferior lo hacen de izquierda a derecha. Están describiendo círculos entorno al eje Norte-Sur celeste.
Transito estelar Norte
  • Si observa que, tanto las estrellas situadas a su izquierda, como las que se encuentran a su derecha, describen arcos tendidos de izquierda a derecha, estará orientado mirando al Sur.
    • Todas las estrellas cruzan la mira de izquierda a derecha.
    • El paso por el Sur es el más elevado de la trayectoria: culminación de la estrella.
Transito estelar Sur
  • Si observa que todas las estrellas describen una trayectoria claramente ascendente, estará orientado mirando hacia el Este.
  • Si observa que todas las estrellas describen una trayectoria claramente descendente, estará orientado mirando hacia el Oeste.

Incluso puede determinar las direcciones intermedias de la Rosa de los Vientos, Noreste, Sureste, Suroeste o Noroeste:

  • Si observa que las estrellas ascienden describiendo un arco más o menos vertical, estará orientado mirando al Noreste.
    • Las estrellas que cruzan la mira lo hacen ascendiendo de izquierda a derecha.
  • Si observa que las estrellas ascienden describiendo un arco tendido, estará orientado mirando al Sureste.
    • Las estrellas que cruzan la mira lo hacen ascendiendo de izquierda a derecha.
  • Si observa que las estrellas descienden describiendo un arco tendido, estará orientado mirando al Suroeste.
    • Las estrellas que cruzan la mira lo hacen descendiendo de izquierda a derecha.
  • Si observa que las estrellas descienden describiendo un arco más o menos vertical, estará orientado mirando al Noroeste.
    • Las estrellas que cruzan la mira lo hacen descendiendo de derecha a izquierda.

EN EL HEMISFERIO AUSTRAL:

  • Si observa que, tanto las estrellas situadas a su derecha, como las que se encuentran a su izquierda, describen arcos tendidos de derecha a izquierda, estará orientado mirando al Norte.
    • Todas las estrellas cruzan la mira de derecha a izquierda.
    • En este hemisferio, el paso por el Norte es el más elevado de la trayectoria: culminación de la estrella.
  • Si observa que, mientras que la o las estrellas situadas a su izquierda, ascienden describiendo un arco hacia la derecha, las situadas a su derecha, descienden describiendo un arco hacia la izquierda, estará orientado mirando al Sur.
    • Las estrellas situadas en la parte superior de la mira la cruzan de izquierda a derecha, mientras que las situadas en la parte inferior lo hacen de derecha a izquierda.
  • Si observa que todas las estrellas describen una trayectoria claramente ascendente, estará orientado mirando hacia el Este. Es decir: no hay diferencia con el Hemisferio Boreal.
  • Si observa que todas las estrellas describen una trayectoria claramente descendente, estará orientado mirando hacia el Oeste. Es decir: tampoco hay diferencia con el Hemisferio Boreal.
  • Si observa que las estrellas ascienden describiendo un arco más o menos vertical hacia la derecha, estará orientado mirando al Sureste.
    • Las estrellas que cruzan la mira lo hacen ascendiendo de izquierda a derecha.
  • Si observa que las estrellas ascienden describiendo un arco tendido hacia la izquierda, estará orientado mirando al Noreste.
    • Las estrellas que cruzan la mira lo hacen ascendiendo de derecha a izquierda.
  • Si observa que las estrellas descienden describiendo un arco más o menos vertical hacia la derecha, estará orientado mirando al Suroeste.
    • Las estrellas que cruzan la mira lo hacen descendiendo de izquierda a derecha.
  • Si observa que las estrellas descienden describiendo un arco tendido hacia la izquierda, estará orientado mirando al Noroeste.
    • Las estrellas que cruzan la mira lo hacen descendiendo de derecha a izquierda.
error: Content is protected !!